El Puerto de Santa María
22 °C
Viento 11 km/h
Humedad 46%
EDITORIAL

'Don José María Pemán vs un tal Kichi (a secas)', Editorial de El Puerto al Minuto

|


Images




El señorío del tratamiento se hace con obras, de las que son amores, y no con nombramientos bastardos apoyados por inquinas pretéritas y absurdas con consecuencias que ya, de incontables, pasan a ser alucinantes y psicodélicas, alucinógenas y ensoñadas.


En Cádiz no salen de una para que su equipo de Gobierno les meta en otra, y otra, y otra. Como dijo Jack 'el destripador', "vayamos por partes": Para hacer obras de las que son amores hay que 'doblarla', trabajar por tu ciudad y dejarse de viejos vicios como los de tomar cervezas a pares en grupos muy numerosos en tiempos de restricciones y otros lugares de rimas malsonantes. Pero eso de trabajar suena a rayos y truenos para liberados sindicales con tanta voz como poca vergüenza.


Comienzo de nuevo: había una vez una ciudad que fuera "Señorita del Mar y Novia del Aire" y que resplandecía de pura plata, con una tacita que acreditaba su pureza, y que brillaba más o menos hasta que llegó un señor que no ganó unas elecciones pero ofreció su bastón de mando al pueblo para no sé qué cosas hacer con la plata, y cargarse cualquier símbolo de los que cualquier gaditano haya estado orgulloso alguna vez en la vida. Eso sí, con el amparo de una ley tan prostituta y siniestra que hace que la capa y el sayo vayan de la mano del villano y se reescriba la historia hasta límites insospechados.


Uf, me estoy pasando. Empiezo de nuevo: Un alcalde que hoy padecen los gaditanos de la capital cantaba hace unos años "Si yo fuera algún día el alcalde, el alcalde de Cádiz, el que Cádiz requiere si yo fuera algún día ese alcalde, el que hace cien años que Cádiz no tiene..." terminando el popurrí de la comparsa Los Mendas Lerendas allá por el año 2008, es ese Kichi que hoy Cádiz padece y de su pura pesadilla no despierta.


Pues picha, sí, eres alcalde poco ejerciente, pero alcalde. Y por obra y sin gracia lo volviste a ser. Y ¿para qué, Kichi de tus entretelas? Si ser alcalde consiste en desbaratar un nomenclátor ya de por sí consensuado y nada sospechoso de ser franquista y, buscando los tres pies al gato, empiezas aprovechando que el puente canal pasa por La Caleta, para desmontar la Avenida Juan Carlos I a favor de una Sanidad Pública que todos defienden, a cargarte buena parte de la historia deportiva local al borrar Carranza de nuestro Estadio, cuna de los desempates en las tandas de penalti. Sí, picha, eres un fenómeno y a marcar goles toreando de salón (isabelino) no hay quien te gane.


Si remover el callejero como el que remueve la mezcla del cemento armado del que tienes hecha la cara sirve para borrar cualquier vestigio del Ingeniero Juan de la Cierva, que por cierto, murió en 1936 y del que cualquier país se sentiría orgullosísimo de tenerlo en su rol de patriotas ilustres, pues ole tú y tu ideología abyecta de vil enfrentamiento.


Y ya, de remate, en tu especial escalada de aversión hacia José María Pemán (para ti, Don José María Pemán, Kichi), al cual quieres quitarle el título de Hijo Predilecto de la ciudad y llevar al Pleno Municipal esta propuesta. ¿Eso era lo que te faltaba en tu plan revanchista y sucio hacia la figura del gran literato local de los gaditanos tras borrar su nombre del Parque Genovés o a retirar la placa y el busto de su casa natal?


Aquella señorita del mar y novia del aire, creo que ya ha tragado océanos de insensatez y veneno y bocanadas de revanchismo que no llevan a nada. Limpia, poda, asfalta calles e ilumina vías, cobra menos IBI y deja de dar las adjudicaciones menores tan a dedo, no te vayan a salir agujetas en la falange. Y perdón si te he ofendido por lo de la Falange, que obras son amores y no tus manidas soflamas cansinas de comparsista desde poltrona. Que hieres y aburres a partes desiguales.


¿Nos vemos en los bares o trabajando? Pero no se me seas bribón y te cojas una baja por depresión… Leer algo de Pemán que te vendría bien, especialmente de sus expresiones de vago significado, es Los cuentos eternos: tu “quimera loca y fingida”, de “ilusiones mentirosas y hechiceras”, que persigue “fantasmas”. Sí, está claro que “sueño con vagos presentimientos” de que vas a seguir siendo más flojo que un muelle guita.

Comentarios