El Puerto de Santa María
20 °C
Viento 7 km/h
Humedad 53%
EDITORIAL

Matilde Roselló, la concejal que escupe al cielo (con ayuda) y vive del cuento

|

Matilde Rosello concejala Izquierda Unida 1573653308 138465876 667x375


Matilde Roselló del Castillo, absolutamente desconocida por la ciudadanía portuense pese a ser concejala de Izquierda Unida en el Ayuntamiento de El Puerto de Santa María, ha dedicado una Tribuna Libre a su alcalde Germán Beardo para demostrarle su ‘profunda admiración’ y un racimo de ‘elogios’ por su gestión, como no podía ser de otra manera procediendo de alguien inoperante que no ha dudado en sacar las banderas recurrentes de la dimisión, pliegos, pagos a proveedores, para rematar con un piropo en forma de apodo titulado 'Beardocho, el alcalde de la desilusión y el engaño'.


También, como contrapartida, elogia a todos y a cada uno de los portavoces de la oposición, especialmente a Leocadia Benavente de VOX, y recuerda a Beardo que "de las fiestas y el cachondeo no sólo se vive" y que "tenga un poco de vergüenza y se entere de la misa entera".


Es tan cierto como legítimo que todo el mundo tiene derecho a manifestarse y a barrer para sus respectivos públicos, faltaría más, pero llama poderosamente la atención que durante la devastadora sequía sin gestión de cuatro años del anterior fallido gobierno tripartito de izquierdas entre los que se encontraba, nadie de los que ella elogia como pueblo levantara la voz ni un decibelio, ni se acuerde de algún trabajo que no sea de pancarta y chiringuito de amiguetes participativos.


Más grave es aún que se acuse al actual alcalde de querer vivir de la política cuando al anterior alcalde está colocado como Diputado en Diputación y como Presidente en Mancomunidad. Si eso no es escupir al cielo que venga Dios y lo vea. Y lo que se escupe, cae. Quizá sea bueno preguntarse a qué se dedicó Matilde Roselló estando en el equipo de Gobierno del fallido tripartito de izquierdas, que no fuese a pasear camisetas, aunque olvidara la de Apemsa no se vende y el agua es de todos. Pues claro que es de todos, tardó 4 años en enterarse.


Las manifestaciones a las que Roselló alude probablemente habrán tenido que desviar su recorrido porque la ciudad está literalmente patas arriba, en obras, está levantada y eso se ve, no hay que esperar a que te lo cuenten. Se está arreglando todo lo que en cuatro años de inacción ese tripartito de izquierdas dejó sin hacer. Y hay mucho, pero que mucho que arreglar dada la inoperancia demostrada de su anterior equipo.


Beardo no para. Siempre al pie del cañón. Con pandemia y sin pandemia. Podrá molestarle a la Sra. Roselló que trabaje con libertad, para crear oportunidades y marca El Puerto, y que se preocupe no de dar paguitas, sino de atraer empresas que creen empleo. Se recupera la economía portuense por encima de la media. Y la Sra. Roselló podría enterarse el número de parados que hay en la ciudad, y trabajar por la inserción laboral, y la generación de puestos de trabajo. Pero claro, las fiestas no generan empleo, ni de quienes las organizan, participan, preparan o impulsan. Tampoco los asistentes se toman una tapita con nuestros hosteleros. Y por supuesto no se ven escaparates para compras de Navidad. Las fiestas cada vez son mejores cualitativa y cuantitativamente y hacen ‘marca El Puerto’ y hace que el dinero se mueva y se genere riqueza.


También Beardo ha resistido el pulso en forma de chantaje de parte de algunos sindicalistas de la Policía Local, una opción impopular en primera instancia, pero sabia y fructífera en el medio plazo, tal y como ha quedado demostrado. Quizás tampoco se enteró la Sra. Roselló.


Se acusa al actual de hacerse muchas fotos, pero cada una de esas fotos son las que ella no supo hacerse cuando tuvo la oportunidad de gestionar la ciudad. Otros alcaldes no se podían hacer ninguna que no fuera en la poltrona y eso debe escocerle a la izquierda que ve completamente atónita que El Puerto sale adelante.


La Matilde ha hecho mucho más en dos años y medios que otros en los cuatro años de una legislatura entera, y es no estorbar. Casi se lo dice de vez en cuando muy veladamente y con suma inteligencia emocional Carmen Lara. Por eso, la voluntad popular los desalojó del sillón para poner al actual regidor municipal. A Germán le pasa lo que a los buenos gestores, que cuanto mejor lo hace más son criticados por los incapaces que hacen política de salón y sueltan soflamas pares y exabruptos nones que tienen como objetivo a quien sí hace, construye, crea y desarrolla acciones y proyectos por su ciudad.


Es fácil de entender para unas entendederas de calibre medio que la oposición juegue a manipular (o al menos lo intente) al pueblo para ocupar puestos donde puedan vivir regaladamente, sobre todo si ya ha probado el dulzor de ese pastel, pero hay métodos más inteligentes y que no llevan al ridículo, porque una cosa es lo que te cuentan y otra, la que se ve.


Matilde Roselló es más bien quien no parece enterarse de nada, de la misa, ni la media ni un cuarto, y si tomara el pulso a la ciudad, quizá sabría del apoyo con el que cuenta Germán Beardo y su equipo de Gobierno entre los portuenses. Del cuento sí que no se vive.

Comentarios