El Puerto de Santa María
- °C
-
Viento - km/h
Humedad -%
VELA

La goleta 'Atyla' luce majestuosa en Puerto Sherry

|


The ship coming back to Bilbao u00a9Atyla ship Foundation 2048x1538



Atyla está en Puerto Sherry y es el único tall ship español que todos los años participa en las regatas internacionales de grandes veleros. Es una embarcación clásica de madera con una eslora total de 31 metros tallada a mano en el País Vasco en los años 80. Todavía hoy, tiene puerto base en España (en el museo marítimo de Bilbao) y durante los veranos navega por toda Europa (incluso ha estado en EEUU y Canadá). El armador del barco es una fundación sin ánimo de lucro, que se encarga de utilizar el barco como escuela para viajes de desarrollo personal.


Es todo un lujo que hagan escala en Puerto Sherry y así poder conocer de primera mano todos sus proyectos. Fue recibido  el viernes 10 de septiembre hasta el domingo, día 12.


¿Os apetece conocer este barco clásico? El acceso a este particular velero ha sido totalmente gratuito este sábado 11 de septiembre de 11:00 a 13:00 horas. Su ubicación se encontraba junto al pantalán de espera, frente al restaurante AEstribor.



Un barco con alma

El “Atyla”, aunque inspirado en los buques del siglo XVIII, fue construido en los años 80 con técnicas tradicionales entre Soria y Lekeitio. Su historia es la de un sueño, el de Esteban Vicente Jiménez (Soria, 1953), un piragüista profesional con un ambicioso proyecto: construir un gran barco de madera lo suficientemente robusto para navegar alrededor del mundo.

A pesar de la falta de dinero y de vivir a 250 km de la costa más cercana, en 1979 Esteban comenzó a diseñar “Atyla” siguiendo los estándares tradicionales de los carpinteros de ribera. Unos meses y cientos de bocetos después, su diseño original recibió la aprobación del arquitecto naval Dr. Francisco Lasa Etxarri. A partir de ahí comenzó una odisea para su construcción hasta que finalmente se botó en el año 1984 en un emotivo acto en el participó todo el pueblo de Lekeitio. Un hito que no hizo más que abrir la puerta a nuevas aventuras y dificultades que tuvieron que superar hasta llegar a la actual Fundación Atyla, un proyecto de viajes por el mundo que se financia con las personas que participan  en ellos o alquilando el barco para eventos y festivales.  Los beneficios y donaciones recibidas se destinan a un fondo de becas para que personas con pocos recursos puedan participar en los viajes.