El Puerto de Santa María
- °C
-
Viento - km/h
Humedad -%
POLICÍA LOCAL

La Policía Nacional acude a poner paz en una gresca entre policías locales en la Jefatura de El Puerto

|


1


Miembros del Cuerpo Nacional de Policía han tenido que acudir en la mañana de este miércoles a una Jefatura que no es la propia y sí la de la Policía Local de El Puerto de Santa Maria tras llegarles el aviso de un nuevo altercado originado por policías locales del sindicato UPLBA que llevan más de dos meses y medio secundando una presunta huelga encubierta por falta de pantalones para reclamar una subida salarial de más de 3.000 euros anuales, entre otras mejoras, tal y como denunció semanas atrás el Sindicato Profesional de Policías Municipales de España, en El Puerto (SPPME).

Al parecer, el subinspector de la Policía Local y jefe accidental, Juan Carreto, procedió a cerrar las puertas de las dependencias del grupo de atestados, en la cuales se encuentran archivos de procedimientos judiciales abiertos y diversos aparatos y medios tecnológicos de valor, para evitar nuevos episodios de sabotajes en la Jefatura.

Poco después de cerrar el grupo de atestados, se encontró con que alguien había abierto las dependencias del grupo, estando en su interior un policía local en pantalones vaqueros haciendo uso de un ordenador.

Ante esta situación el subinspector le pidió que abandonara el grupo de atestados, pero el policía local en vaqueros se negó. Posteriormente, el Jefe accidental le dio la orden directa de que abandonara las dependencias y recibió la desobediencia por respuesta, momento en el que comenzó una discusión que fue a más y varios policías locales más en vaqueros, rodeando al Jefe accidental comenzaron a increparlo con gritos y injurias y amenazas.

El subinspector, viéndose superado físicamente por la actitud de este grupo, desiste de intentar cerrar el grupo de atestados y abandona las dependencias temiendo por su integridad física, llamando a la Policía Nacional, la cual hizo que los policías beligerantes depusieran su actitud y le dieron la razón al subinspector, ya que al tratarse de dependencias municipales no corresponde trabajar a menos que se esté debidamente uniformado tal y como indica el reglamento.


Ante este presunto delito de resistencia y desobediencia grave a la autoridad, así como otro de amenazas, el subinspector se personó en la Comisaría de la Policía Nacional para interponer una denuncia a estos agentes de la Policía Local, que vuelven a sumar otro capítulo más en su historial poco ejemplar.